Adiós Kobe, adiós

15755489800_264f92a199_z

Foto: Keith Allison (Flickr)

Kobe Bryant, uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA, está pocas horas de disputar su último partido en una competición que le ha visto crecer durante las 20 temporadas que ha jugado, todas y cada una de ellas con la camiseta purpura y oro de los Lakers de Los Ángeles.

Mucho tiempo ha pasado desde que debutase ese chico de apenas 18 años recién salido del instituto que soñaba con ser como Michael Jordan, y que a pesar de no llegar a la altura del más grande, si que puede presumir de ser el único de los muchos “sucesores” que se le han buscado al 23 que ha podido aguantar de forma más o menos digna la comparación.

Cinco anillos de campeón (los dos últimos con Pau Gasol de escudero de lujo), 2 veces designado como mejor jugador de las finales, un MVP de la Liga Regular, 2 veces máximo anotador de la temporada, 11 veces incluido en el mejor quinteto de la temporada, 9 veces en el mejor quinteto defensivo, tercer máximo anotador de la historia de la NBA con 32.293 a falta del último partido, y muchos más récords y premios que ha acumulado en su larga y exitosa carrera plagadas de éxitos que le han convertido en uno de los deportistas mejor pagados.

Kobe siempre ha sido un jugador polémico, odiado y amado a partes iguales por parte de los aficionados. Muchos veían en él a un simple imitador de Jordan que jamás llegaría a su altura, pero cuando el verano pasado el jugador anunció que esta sería su última temporada se han sucedido los reconocimientos y homenajes, siendo presentado en cada pista que pisaba con todo un despliegue de luces y aplausos y creándose una pequeña competición entre los speakers de los pabellones por ver quien lograba un discurso más emotivo. Compañeros y rivales se deshacen en elogios, incluso el propio Jordan le recibió con un vídeo reconociéndole como uno de los mejores y su mejor heredero, y esta madrugada al fin ha llegado el duro momento de la despedida.

A los 37 años, con un físico muy castigado en los últimos años por lesiones de todo tipo, especialmente importante la del talón de aquiles que le hizo perderse prácticamente toda la temporada pasada, su cuerpo ha dicho basta, con la suerte de permitirle despedirse de una forma que no siempre es posible. El nivel competitivo de su equipo tampoco hace que le merezca la pena forzar para intentar continuar, siendo desde hace un par de años uno de los peores equipos de la competición y haciendo historia negativa del club, algo que ha frustrado mucho a alguien con un carácter ganador tan marcado como Bryant que siempre aspiró a igualar los 6 campeonatos ganados por Michael Jordan.

Ser el único jugador del mundo que aguanta la comparación con Jordan sin resultar humillado es la mejor muestra de que Kobe ha sido uno de los mejores jugadores de la historia, siendo discutible su posición dentro del top 10, y por ello, a pesar del nefasto momento de los Lakers, la oportunidad de verle en acción ha provocado que los pabellones rivales se llenasen para verle. Canchas míticas como el Madison Square Garden o el TD Garden de Boston agotaron sus entradas en el último partido de Kobe ahí, y esta madrugada se llegará el momento que muchos temíamos que llegara.
A las 4:30 hora española el 24 de los Lakers saltará por última vez a la cancha como jugador. El rival serán los Jazz de Utah que casualmente fueron los rivales más duros de Jordan en sus últimos años en Chicago, en el Staples Center de Los Ángeles.

Las expectación es máxima, al nivel de los grandes partidos para decidir el título, con un precio medio de 971 dolares para conseguir una entrada, con aficionados que han llegado a pagar 27.500 $ por una entrada a pié de pista, muy cerca de aficionados famosos como Jack Nicholson, un fijo. Más de 1.000 periodistas se han intentado acreditar, muchos se tendrán que quedar fuera, y las marcas que patrocinan al jugador sacarán multitud de objetos y recuerdos en homenaje al jugador, como una gorra de cuero con oro de 24 quilates por 38.000 dólares o casi 250 replicas de la camiseta del escolta por 850 dolares cada una.

Por supuesto se espera que el partido sea una fiesta en honor a Bryant, con vídeos homenaje recordando sus gestas más importantes, aunque su rival se encuentra en plena lucha con los Houston Rockets por clasificarse para los Playoffs , por lo que si su equipo quiere regalarle una victoria en su despedida tendrán que esforzarse ante un rival que buscará arruinar la fiesta de Kobe Bryant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *