La natación es la solución

18846597140_0b5d3a45c8_z

Foto: Sdr Arenas Sección de Natación (Flickr)

En períodos como el actual, con un gran evento como son los Juegos Olímpicos que se están disputando en Rio de Janeiro desde el pasado 5 de agosto, se multiplican los practicantes de deportes.

El ver esos atletas realizar proezas físicas hace que muchos de nosotros nos planteemos el porque ellos pueden y nosotros, el resto de los mortales, no. Y la respuesta a la que fácilmente se llega es que es gracias al entrenamiento y el ejercicio constante, por lo que la solución lógica es comenzar a hacer alguna actividad para ponernos en forma.

El momento de elegir el deporte que practicar es siempre un momento complicado, ya que una mala elección puede hacer que el impulso inicial que nos lleva a motivarnos lo suficiente pase rápido y volvamos al ansiado sofá a ver la televisión. Este efecto también se puede producir si no observamos algún tipo de mejora, pero hay que recordar que la clave del éxito es la constancia.

Una buena elección es la natación, un deporte que cuenta con un número cada vez mayor de aficionados y que ofrece una serie impresionante de beneficios para la salud y en el que se queman muchas calorías.

Se trata de una actividad muy completa, en la que se ejercitan todos los músculos del cuerpo, por lo que no es necesario dividir el entrenamiento por partes y se puede economizar mucho mejor el tiempo, en muchas ocasiones escaso. Es también un deporte que es muy recomendable para superar lesiones y es apto para todos los físicos, ya que se mejoran las articulaciones, el cardio (ya que el riego sanguíneo no es vertical sino horizontal) y la capacidad pulmonar.

Es por tanto un ejercicio que ofrece un indice muy bajo de lesiones, especialmente en su practica recreativa, siempre y cuando se sigan unas nociones básicas como precalentar, descansar de forma regular y aumentar poco a poco el tiempo y la velocidad, recomendándose comenzar por unos 30 o 40 minutos en la etapa inicial.

Las contras a este deporte que pueden surgir son relativas al dinero, ya que es necesario contar con una piscina o apuntarse a una pública, lo que puede hacer que en determinados horarios sea un verdadero infierno debido a la gran cantidad de personas en el agua. El tema económico tampoco supone un problema demasiado grande, ya que se pueden encontrar piscinas municipales a precios populares, y el material para la natación es escaso con la necesidad unicamente de un bañador y un gorro.

La critica mas oída, al menos en mi entorno, es la del aburrimiento. Nadar puede resultar aburrido para mucha gente, aunque no creo que lo sea más que correr, pero hoy día se vender aparatos mp3 sumergibles para poder escuchar música en el agua, por lo que esta ya no será nunca más una excusa.

Madrid se prepara para la final de la Champions

champions_noticia_getty
Este sábado se disputará la final de la Liga de campeones que enfrentará a dos de los equipos de la capital española en el estadio de San Siro, en la ciudad italiana de Milán.

Este choque se produce casi dos años después de la final que enfrentó a Real Madrid y Atlético de Madrid en el portugués estadio Da Luz y que se saldó con la victoria del conjunto merengue tras forzar la prorroga con un gol en el último minuto del ahora capitán Sergio Ramos, un hecho de dejó una espina clavado en el corazón de los rojiblancos que esperan poder quitarse en este nuevo enfrentamiento por el título de la máxima categoría europea.

A pesar de la lucha fratricida que se producirá, ya hay alguien que ganará pase lo que pase, y es la ciudad de Madrid, que será promocionada a nivel internacional en un partido que se espera tenga un seguimiento a nivel mundial que podría superar incluso a la Super Bowl, el evento deportivo por excelencia en Estados Unidos y que decide quien es el campeón de la NFL, la liga de fútbol americano.

En la capital española la emoción es palpable. Los aficionados de ambos equipos se muestran muy confiados en sus respectivas posibilidades posibilidades, el Real Madrid confiando en la fuerza de un club que está acostumbrado a ganar finales y con la esperanza de que la moral del conjunto colchonero esté dañada tras la final de hace dos ediciones, y el Atlético de Madrid con la idea de revancha en la cabeza.

Los dos equipos llegan con trayectorias completamente opuestas a la final tras unas eliminatorias que han dejado muchas dudas en los blancos, cuyos rivales resultaron teóricamente mas fáciles, y aun así superando las eliminatorias con no pocas dificultades, y los de Simeone han logrado la proeza de eliminar a tres campeones de ligas europeas, entre ellos a uno de los máximos favoritos a hacerse con el título como era el Bayer de Munich, conjunto del entrenador español Pep Guardiola que fue eliminado en una ajustada semifinal.

Anímicamente el Atlético de Madrid debería llegar mas fuerte, siendo un equipo muy bien trabajado que ha sabido explotar al máximo las virtudes de sus jugadores y a los que ahora se le pide un esfuerzo y una concentración extra, ya que saben que si no lo dan todo se verán superados por su rival.

Como forma de promocionar el encuentro, la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena y su equipo de gobierno han decidido instalar ceniceros-urna en los que se introduce la colilla en una de las dos ranuras disponibles dedicadas a cada uno de los dos equipos y el mensaje “¿Quién crees que va a ganar la Champions?”. El fin de esta campaña es combatir la costumbre de arrojar las colillas al suelo de una forma divertida y simpática, buscando que la afición demuestre su apoyo a su equipo.

La tensión y las discusiones de bar o de oficina sobre el posible resultado, ventajas y desventajas de cada equipo, etc. no harán más que aumentar de aquí al día 28, en el que todas las teorías y dudas se resolverán como debe hacerse en estos casos: dentro del terreno de juego en un partido que enfrentará nuevamente a dos rivales que se conocen a la perfección tras muchos años de rivalidad, que a pesar de que dejará a un campeón y un derrotado, ya ha logrado un gran éxito para el fútbol español y para la ciudad de Madrid.

Adiós Kobe, adiós

15755489800_264f92a199_z

Foto: Keith Allison (Flickr)

Kobe Bryant, uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA, está pocas horas de disputar su último partido en una competición que le ha visto crecer durante las 20 temporadas que ha jugado, todas y cada una de ellas con la camiseta purpura y oro de los Lakers de Los Ángeles.

Mucho tiempo ha pasado desde que debutase ese chico de apenas 18 años recién salido del instituto que soñaba con ser como Michael Jordan, y que a pesar de no llegar a la altura del más grande, si que puede presumir de ser el único de los muchos “sucesores” que se le han buscado al 23 que ha podido aguantar de forma más o menos digna la comparación.

Cinco anillos de campeón (los dos últimos con Pau Gasol de escudero de lujo), 2 veces designado como mejor jugador de las finales, un MVP de la Liga Regular, 2 veces máximo anotador de la temporada, 11 veces incluido en el mejor quinteto de la temporada, 9 veces en el mejor quinteto defensivo, tercer máximo anotador de la historia de la NBA con 32.293 a falta del último partido, y muchos más récords y premios que ha acumulado en su larga y exitosa carrera plagadas de éxitos que le han convertido en uno de los deportistas mejor pagados.

Kobe siempre ha sido un jugador polémico, odiado y amado a partes iguales por parte de los aficionados. Muchos veían en él a un simple imitador de Jordan que jamás llegaría a su altura, pero cuando el verano pasado el jugador anunció que esta sería su última temporada se han sucedido los reconocimientos y homenajes, siendo presentado en cada pista que pisaba con todo un despliegue de luces y aplausos y creándose una pequeña competición entre los speakers de los pabellones por ver quien lograba un discurso más emotivo. Compañeros y rivales se deshacen en elogios, incluso el propio Jordan le recibió con un vídeo reconociéndole como uno de los mejores y su mejor heredero, y esta madrugada al fin ha llegado el duro momento de la despedida.

A los 37 años, con un físico muy castigado en los últimos años por lesiones de todo tipo, especialmente importante la del talón de aquiles que le hizo perderse prácticamente toda la temporada pasada, su cuerpo ha dicho basta, con la suerte de permitirle despedirse de una forma que no siempre es posible. El nivel competitivo de su equipo tampoco hace que le merezca la pena forzar para intentar continuar, siendo desde hace un par de años uno de los peores equipos de la competición y haciendo historia negativa del club, algo que ha frustrado mucho a alguien con un carácter ganador tan marcado como Bryant que siempre aspiró a igualar los 6 campeonatos ganados por Michael Jordan.

Ser el único jugador del mundo que aguanta la comparación con Jordan sin resultar humillado es la mejor muestra de que Kobe ha sido uno de los mejores jugadores de la historia, siendo discutible su posición dentro del top 10, y por ello, a pesar del nefasto momento de los Lakers, la oportunidad de verle en acción ha provocado que los pabellones rivales se llenasen para verle. Canchas míticas como el Madison Square Garden o el TD Garden de Boston agotaron sus entradas en el último partido de Kobe ahí, y esta madrugada se llegará el momento que muchos temíamos que llegara.
A las 4:30 hora española el 24 de los Lakers saltará por última vez a la cancha como jugador. El rival serán los Jazz de Utah que casualmente fueron los rivales más duros de Jordan en sus últimos años en Chicago, en el Staples Center de Los Ángeles.

Las expectación es máxima, al nivel de los grandes partidos para decidir el título, con un precio medio de 971 dolares para conseguir una entrada, con aficionados que han llegado a pagar 27.500 $ por una entrada a pié de pista, muy cerca de aficionados famosos como Jack Nicholson, un fijo. Más de 1.000 periodistas se han intentado acreditar, muchos se tendrán que quedar fuera, y las marcas que patrocinan al jugador sacarán multitud de objetos y recuerdos en homenaje al jugador, como una gorra de cuero con oro de 24 quilates por 38.000 dólares o casi 250 replicas de la camiseta del escolta por 850 dolares cada una.

Por supuesto se espera que el partido sea una fiesta en honor a Bryant, con vídeos homenaje recordando sus gestas más importantes, aunque su rival se encuentra en plena lucha con los Houston Rockets por clasificarse para los Playoffs , por lo que si su equipo quiere regalarle una victoria en su despedida tendrán que esforzarse ante un rival que buscará arruinar la fiesta de Kobe Bryant.