Con lo que yo era… Quiero volver a estar en forma

Se han alineado todos los planetas para que decidas de una vez por todas empezar a hacer un poco de deporte. Coincide el buen tiempo del veranito con las olimpiadas de Londres. Además estás hart@ de ver a tus amigos jugando al pádel todos los días, de verles participar en carreras populares, de ver a tu vecin@ con tu misma edad contonearse por la piscina y que a tu pareja se le caiga la baba cada vez que eso ocurre. Bastaaaaaaa!!!!!

En este blog, te vamos a enseñar a hacer las cosas bien, desde cero. Sobre todo para los principiantes y para toda esa gente que hace 15 años tenía un cuerpo 10 y que hacía deporte en cualquier momento del día. A esa gente que tanto ha disfrutado con las carreras populares, maratones de futbol, gimnasio, clases de aerobic, ciclismo, etc… Es el momento.

Te vamos a ayudar a volver a coger el tono físico que una vez tuviste y que, por el día a día, el estrés, los niños, el trabajo y demás escusas no tienes tiempo.

¡Error! No quiero volver a leer en este blog que no tienes tiempo. No es correcto. Lo correcto es que el tiempo que tienes, no lo quieres invertir en hacer deporte y en resumidas cuentas…EN TU SALUD!!!

Porque realmente lo que haces no es gastar ese tiempo. Es invertirlo en tu salud.

Lo primero que tenemos que hacer es un reconocimiento médico antes de empezar a hacer cualquier actividad física. Para ver en qué estado de forma estamos y si es recomendable para nosotros realizar un esfuerzo físico moderado.  Aunque yo siempre digo que lo que deberíamos hacernos es un reconocimiento médico para realizar una vida sedentaria. Ya que es mucho más perjudicial para la salud que hacer deporte.

Una vez que el médico nos ha realizado un test y no ha visto ningún tipo de problema que nos impida realizar ejercicio moderado, tendremos que comenzar por hacernos nosotros nuestro propio test.

Consiste en dos fórmulas bastante fáciles y que seguro que hemos escuchado.

Cálculo del índice de masa corporal (IMC) y cálculo de la frecuencia cardiaca máxima (FCmax).

Pero eso lo dejaremos para la semana que viene. Explicaremos cómo utilizar estas fórmulas y cómo aplicar los resultados al tipo de entrenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *