Empezar a correr y sobrevivir para contarlo

La economía está muy mal y nosotros somos muy vagos. Por eso, cuando no tenemos la posibilidad de apuntarnos a un gimnasio y seguir una rutina de ejercicios programada, todo queda de nuestra mano y no solemos hacer nada.

El trabajo y las obligaciones nos han convertido en seres sedentarios. Seguro que todos vosotros alguna vez al año decís eso de: ¡Pues debería empezar a correr! Y al final todo queda en la intención.

Por eso, hoy te damos unos cuantos consejos para que de verdad empieces a correr. Puede que te sea un poco difícil al principio, pero después te preguntarás como no habías empezado antes.

Sabemos que cuesta mucho, pero el elemento principal es tener iniciativa, ganas y sobretodo, mucha fuerza de voluntad. Aunque la primera semana estés lleno de agujetas y pienses que no puedes más, una mejora increíble te estará esperando a la semana siguiente.

Correr eleva a la enésima potencia el: “Despacito y con buena letra”. Irás lento, pero los buenos resultados no dejarán de incrementarse.

Fuente: Sangudo

Fuente: Sangudo

Es importante tener un buen equipamiento para correr, pero no te vuelvas loco. De nada te servirá tener un armario lleno de complementos y ropa especializada si a las dos semanas vas a dejarlo. Según vayas mejorando y sintiéndote cómodo, ves completando tu equipamiento. Las zapatillas si son un factor importante. Pásate por el Perfect Match de Runnics y descubre que zapatilla es perfecta para ti. Si no quieres gastarte mucho dinero en las zapatillas, tampoco te agobies. Lo importante es que las deportivas tengan una buena amortiguación. Y siempre puedes acudir a modelos de temporadas pasadas, que son infinitamente más baratos.

Una de las cosas más relevantes es que debes tomártelo con calma. De nada te sirve empezar echando el corazón por la boca, puedes incluso lesionarte. Lo mejor es que empieces intercambiando breves periodos de correr con periodos de andar rápido y lentamente vayas aumentando la carrera y disminuyendo el paseo. Lo mejor es que sigas una tabla de tiempos para las primeras semanas , y según vayas acomodándote adaptes la rutina de correr a tus necesidades.

También, no olvides estirar antes y después de correr. No debes hacer nada extraordinario. Andar de puntillas y talones y estirar los gemelos apoyando las piernas en un banco será más que suficiente.

El descanso es factor muy importante. Se dice que cuando se entrena se destruye y cuando se descansa se construye. Para empezar, con tres días de entrenamiento a la semana será más que suficiente. El descanso es fundamental para que tu cuerpo se adapte poco a poco a tus nuevos hábitos y mejores tu forma física.

Por último, es muy importante que acompañes el ejercicio con otros ejercicios y una buena alimentación. No te preocupes, no tienes que someterte a una dieta estricta, pero si debes comer bien y evitar alimentos sobrecargados de grasas innecesarias en nuestro organismo. ¡Y bebe mucha agua!

Si combinas correr con otros deportes como la natación o con algunos ejercicios cardiovasculares sería ideal, pero no te preocupes, si consigues crear una rutina para correr ya habrás dado un paso de gigante.

Un pensamiento en “Empezar a correr y sobrevivir para contarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *