La ciudad se consagra como el tercer destino turístico de España

El mes de septiembre batió su cifra histórica de visitantes. Los expertos del sector analizan las razones de este éxito, sólo superado en la Expo’92

FOTOSi las estadísticas no mienten, el sector turístico de Sevilla ya ha salido de la crisis económica en lo que a cifras de visitantes se refiere. ¿La «primavera árabe» ha ahuyentado a los viajeros de esa zona y ha traído a muchos hasta aquí? ¿Los países emergentes están incorporando nuevos turistas al mercado? ¿Las líneas aéreas de bajo coste tienen algo que ver? Las razones son muy diversas. Lo cierto es que los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera y del Observatorio Turístico de la ciudad son elocuentes. El aeropuerto de Sevilla ha batido su récord de pasajeros en 2011 si se excluye de este hito el año 1992, cuando con motivo de la Exposición Universal se registraron cifras irrepetibles, aunque en este ejercicio la ciudad se ha quedado a sólo 7.000 personas de superar esta cima. Los hoteles vuelven a registrar una ocupación similar a la de 2005, justo antes de la entrada de la depresión económica, y han registrado un ascenso de clientes de casi un once por ciento. La llegada de visitantes por vía fluvial, a través del Puerto, se ha duplicado con respecto al año pasado. Y las visitas a los principales monumentos de la ciudad superan ya en un uno por ciento a las del año 2006 y casi en un trece a las de 2010. Por si fuera poco, el último mes de septiembre ha sido el mejor de la última década con un cuatro por ciento más de viajeros alojados.

Atención al dato: en septiembre se han registrado los mismos números que en los meses de abril y mayo, es decir, que en Semana Santa y Feria. Conclusión: esta situación triunfal sostenida «nos volverá a situar como el tercer destino turístico de España». Lo asevera el Consorcio de Turismo a través de su Encuesta de Ocupación. Pero se confirma dando un simple paseo por el centro histórico. La irrupción de turistas es apabullante. ¿Por qué? ¿Qué repercusión económica tiene este hecho para Sevilla? ¿Dónde estriba el éxito?

ABC ha planteado un debate sobre estas cuestiones a los actuales responsables públicos de la gestión turística y a diversos profesionales del sector. Pero antes de responder a estas preguntas, pongamos todos los datos sobre la mesa, que pierden su condición de áridos en tanto que confirman las buenas noticias para la ciudad. Ahí van. En lo que va de año se han alojado en Sevilla 1.445.982 viajeros y se han producido 2.796.405 pernoctaciones, lo que supone un diez por ciento más que en 2010. La ocupación hotelera roza, a tenor de estas cifras, el 75 por ciento. Y el aeropuerto ha recibido en septiembre a 452.924 pasajeros frente a los 459.857 del mismo mes de 1992. En estos diez meses han pasado por San Pablo casi cuatro millones de personas, un 21 por ciento más que hace un año. Sin embargo, el AVE experimenta un ligero retroceso del 0,83 por ciento, salvo el de Barcelona, que sube un 8 por ciento. Por el Puerto, sin embargo, han entrado en lo que va de año 12.153 personas, casi un 50 por ciento más que el año pasado. Y los dos principales monumentos, la Catedral y el Alcázar, ya han superado el millón de visitas cada uno.

Frente a esto, el número de personas contratadas decreció un 3,30 por ciento y actualmente trabajan de forma directa en el sector 2.517 personas. Pero hay que aclarar en este punto que los precios hoteleros han bajado un diez por ciento, por lo que aunque el número de visitantes ha crecido hasta situarse en las cifras de los años previos a la crisis, los ingresos del sector no se han igualado, lo que invita a hacer otra reflexión: ¿volverá el turismo sevillano a generar el volumen de negocio de los primeros años del siglo?

Avión o coche particular

Entretanto, hay otras cuestiones que ya tienen respuesta. ¿Cuáles son los principales medios para llegar hasta Sevilla? El primero es el avión, vía por la que acceden a la ciudad el 52 por ciento de los viajeros. Y el segundo… el coche particular, concretamente un 33 por ciento, que coincide casi con el número de andaluces que nos visitan. Otra pregunta clave para determinar el tipo de turismo que tenemos es dónde se alojan los visitantes. Según el Observatorio Turístico, en el tercer trimestre de 2011 se alojaron en hoteles casi 360.000 personas, mientras que en pensiones lo hicieron 130.000.

El resto, unos 95.000, se alojaron en otro tipo de lugares, como «apartamentos, campings, multipropiedad, domicilios particulares…». En este punto es básico otro planteamiento: ¿cuál es el perfil de los turistas que vienen a Sevilla? «El 63,5 por ciento es un turista joven, con edad entre 18 y 35 años», dice el Consorcio en sus informes. De ellos, más de la mitad ya ha visitado antes la ciudad. Su estancia media es de 3,63 días y los motivos por los que acuden a Sevilla son cuatro: «Conocer un lugar diferente; enriquecimiento cultural; descansar y relajarse; o conocer y disfrutar la gastronomía local».
A tenor de todo esto, ¿cuáles son las razones de la resurrección del turismo sevillano? Ésta es la principal pregunta planteada en el debate con diversos responsables del sector. Y todos tienen explicaciones convincentes.

El análisis de los expertos

El gerente del Plan Turístico de Sevilla, participado por el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, Sotero Martín, explica que «yo estoy en las tripas del negocio, en las inversiones, lo que hago son productos turísticos nuevos para que se puedan ofertar, pero también desde mi posición se detecta una evidencia: que la principal causa de la mejoría es que la oferta de Sevilla está mejorando». Martín pone un ejemplo claro, «Sevilla, ciudad de ópera»: «Es un producto del Plan Turístico a través del cual se han vendido, por dar un caso concreto cualquiera, 80 entradas para la ópera “Walkiria” en el Maestranza con un mínimo de tres pernoctaciones cada una. Eso es una oferta nueva que no existía. Igual pasa con el Castillo de San Jorge. La oferta que presenta Sevilla para el turismo en otoño es muy buena». Eso en cuanto a los hechos concretos. Pero para el gerente del Plan también hay razones más generales: «Cada vez hay más turistas en el mundo a pesar de la crisis. Está creciendo el número de turistas como consecuencia de los nuevos países emergentes que hacen turismo y antes no lo hacían. Esa subida va por encima de la posible bajada de la crisis mundial». Entretanto, para consolidar la oferta, Sotero Martín está ultimando el proyecto turístico del Paseo Marqués del Contadero, «que estará listo a finales de 2013». En ese lugar habrá un espacio dedicado a difundir la cultura de la tapa, otro para el flamenco y un centro de atención al visitante.

Desde otra perspectiva habla Manuel Macías, el director del Convention Bureau, que es el organismo responsable de la captación de congresos y eventos para la ciudad. Macías complementa las explicaciones de Sotero Martín añadiendo que en este éxito «influye mucho el trabajo hecho hasta ahora y también que hay muchos vuelos directos nuevos desde Italia sobre todo, que es algo que está influyendo muchísimo». En efecto, según los datos del Consorcio, los pasajeros llegados al aeropuerto desde el país italiano han crecido un 360 por ciento con respecto al año pasado. Para Macías, «la llave del incremento turístico de un destino está en los vuelos. Si tienes vuelos directos, eso sube. A muchos profesionales no les agrada mucho Ryanair, que ha traído un millón de clientes en un año. En mi opinión, esta aerolínea hace una política de tierra quemada porque anula la competencia de otras líneas y luego acaba pidiéndole dinero al destino. Aquí no se le ha dado ni un euro a Ryanair. En aeropuertos como Reus, Gerona, Granada han pedido dinero, no se les ha dado, y han quitado los vuelos. Aquí, sin embargo, han visto que el dienro les viene por la fuerza del destino. Pero el turismo será más potente en la medida que tengamos más líneas directas». Sin embargo, como responsable del Convention Bureau, Manuel Macías sostiene que otra de las explicaciones del incremento turístico es que «Sevilla está subiendo como destino de eventos». Y aclara que el éxito «es un trabajo de todos, del Consorcio de Turismo de Sevilla, de Prodetur, de Turismo Andaluz, de Tourespaña… Nadie se puede arrogar esto solo porque la clave es el trabajo en común y haber tenido claros los mensajes».

No obstante, el presidente de los hosteleros, Manuel Otero Alvarado, añade otra explicación para el incremento de visitantes: «Yo creo que hay un secreto principal que es que todo está más barato. Vuelos más baratos y hoteles más baratos. Se sigue viajando porque las empresas turísticas han hecho un esfuerzo para mantener el nivel de visitas. Los hoteles han hecho lo mismo que las compañías aéreas, poner las camas más caras los días que hay más ocupación y más baratas los días que hay menos».

Por último, es curiosa la percepción de un empresario de un sector al que pocas veces se acude para las encuestas, el de los autobuses discrecionales. Anselmo Rosa es propietario de una compañía de autocares que ofrece servicios a los grupos turísticos. Y su visión es también optimista, pero sin euforias: «El primer semestre del año ha sido bastante bueno. Pero en los últimos meses el ritmo ha bajado bastante, aunque se están contratando cosas de última hora», lo que demostraría que no hay una tendencia certera a viajar con previsión a Sevilla. Aún así, Rosa destaca que «los congresos sí vienen con una actividad tremenda, pero ahora vienen más congresos de trabajo que de incentivos y promocionales. Lo que más demanda la gente, antes era más el producto Vip y ahora más la austeridad. Antes venían los acompañantes y ahora no». En cambio, «nos están ayudando mucho los nuevos hoteles pequeños del centro con cierto encanto, que están siempre llenos, y el tema de los cruceros, que ha crecido mucho».

Resumiendo: la ciudad ha vuelto a sus cifras turísticas de antes de la depresión económica y recupera el tercer puesto en la clasificación de destinos españoles. Las razones de la mejoría van desde los conflictos en el Norte de África al trabajo de la administración y los profesionales en la última década. Pero la rentabilidad ha decrecido. Triunfan las compañías aéreas «low cost», el precio de las camas ha bajado un diez por ciento y los restaurantes sirven muchas comidas «para compartir». Tal vez por todo ello el sector turístico es un ejemplo perfecto de la criba provocada por la crisis. Trabajando igual, ya no se gana lo mismo.

Sevillano es destino

Por fin llegó la cosecha. Basta pasear por ese parque temático que es el centro histórico para confirmar que el turismo, además de un gran invento como pregonaba López Vázquez en los sesenta, es una buena compañía para pasar la crisis. Un salvavidas en el momento oportuno gracias a que desde hace años se viene trabajando bien tanto desde la Administración como desde el empresariado. Ahora no se puede bajar la guardia, hay que mantener el nivel, mejorar la oferta y contrarrestar los puntos débiles, como la dependencia de modelos «low cost» cortoplacistas. No queda otra que seguir trabajando, porque, aunque algunos lo minusvaloren, es nuestra gran industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *