Cómo completar tu entrenamiento con una bicicleta eléctrica

El entrenamiento físico es algo indispensable para mantenerse sano. Ya lo decían los antiguos: “Mens sana in corpore sano”, o traducido al castellano, “Cuerpo sano, mente sana”. Por ello es fundamental contar con un buen bagaje de alternativas a la hora de realizar deporte, de manera que nunca nos aburramos de practicarlo, y podamos seguir disfrutando de todas las ventajas que tiene estar en forma.

Mucha gente limita su entrenamiento a salir a correr de vez en cuando entre semana, durante unos pocos kilómetros. Pero seamos sinceros, para la mayoría de las personas, correr no es algo divertido, y menos en un país como el nuestro en el que tan rápido hace un frío de espanto como al mes siguiente hace un calor abrasador.

Muchos pensarán que siempre cabe la posibilidad de hacer deporte en grupo, creando algún equipo para competir o haciendo marchas en grupo. Pero siendo realistas, nuestro nivel de vida actual es prácticamente incompatible con estas actividades de grupo, y siempre habrá motivos por los que no se pueda acudir, además de que estas actividades únicamente se podrían realizar un día a la semana, ya que sería muy difícil poner de acuerdo a tantas personas.

Entonces, ¿qué se puede hacer para estar en forma? La clave está en combinar diversas actividades.  Y el eje central de todas ellas van a ser las bicicletas eléctricas de montaña. Algunos podrán pensar que cómo va a ayudarnos una bicicleta eléctrica a hacer ejercicio, si está precisamente diseñada para ahorrarnos esfuerzo. Bueno, utilizad la imaginación. Imaginaos que salís a correr y de repente empieza a diluviar, u os sentís tremendamente fatigados, o habéis superado vuestra distancia de marcha habitual y vais a tardar mucho en volver a casa. Bien, esto sería un problema serio para muchas personas, pero no para aquellas que hagan uso de una bicicleta eléctrica.

Estas personas simplemente cogerían su bicicleta eléctrica de donde la hubieran aparcado y volverían rápidamente a casa pedaleando o ayudándose de la asistencia eléctrica que proporciona el motor de estas bicicletas. Estas bicicletas eléctricas se pueden dejar en cualquier estación de aparcamiento para bicicletas (con un candado, por favor), de manera que podéis desplazaros hasta un punto X de la ciudad, dejar aparcada la bicicleta, e ir a realizar vuestra actividad física favorita, ya sea correr, nadar, hacer pesas en el gimnasio… Y luego simplemente tendrás que montar en tu bici eléctrica para volver a casa.

“Sí, bueno, pero, me sigo haciendo la misma pregunta, ¿cómo me puede ayudar a hacer ejercicio una bicicleta eléctrica?”.  Esta pregunta se puede responder de dos formas. Una bicicleta eléctrica no es una motocicleta. No arrancas y va sola. Las bicicletas pedelec, por ejemplo, requieren de un esfuerzo por parte del usuario para moverse, por lo que el trabajo es realizado a medias entre el usuario y el motor eléctrico. Además, si no quieres recibir la asistencia del motor eléctrico, basta con que lo desconectes y la bicicleta funcionará como una bicicleta normal.

Esto puede ser muy útil para calentar al mismo tiempo que te diriges al lugar donde vas a realizar tu actividad deportiva y después de realizarla, volver a casa terminando de quemar esas últimas calorías del dulce de la merienda. O también puedes utilizar la bicicleta eléctrica como tu principal forma de entrenamiento.

El ciclismo es un deporte que exige un gran esfuerzo físico, en el que se quema mucha grasa, ya que se trata de un ejercicio aeróbico, y además potencia la musculatura del tren inferior, ya que también se trata de un ejercicio anaeróbico.

Con una bicicleta eléctrica lo que conseguirás será potenciar los beneficios del ciclismo, ya que podrás aventurarte a hacer marchas más largas sin miedo a quedarte sin fuerzas para regresar, intentar superar pendientes más empinadas o probar trayectos más arduos. Cuando te sientas cansado solamente tienes que activar la asistencia eléctrica para recibir la cantidad de apoyo que tú quieras, ya que esto es completamente regulable en función de las necesidades del usuario.

Una persona que esté empezando a realizar ejercicio físico, probablemente necesite una ayuda del 50% o más en sus primeros días, mientras que una persona entrenada y curtida con la bicicleta, puede que necesite un 10% de ayuda al final de su entrenamiento para obtener un extra de rendimiento.

En definitiva, la bicicleta eléctrica es una gran alternativa a los deportes tradicionales, que nos permite prolongar nuestro entrenamiento, haciendo que consumamos un poco de energía extra que hará que vayamos progresando y obteniendo cada vez un rendimiento mayor.

Si estás cansado de realizar siempre los mismos tipos de ejercicios, prueba a utilizar una bicicleta eléctrica como tu centro de actividad física, y descubre todas las ventajas que te puede proporcionar este magnífico vehículo híbrido.

¿Sabías que…?

Si has accedido a este blog es porque, en mayor o menor grado, te interesa todo lo que rodea al mundo de la bici. Pero, ¿cuánto sabes sobre este vehículo tan universal?

¿Sabías que más de 4.000 millones de personas en el mundo saben montar en bicicleta, y que el único método de movilidad que lo supera es el caminar? ¿Sabías que montar en bicicleta puede afectar negativamente a la vida sexual de las personas? ¿O que desplazarse en bici por la ciudad salva vidas? Son muchas las curiosidades que rodean a este sencillo aparato de dos ruedas y aquí aclararemos algunas de ellas.

Los beneficios que aporta montar en bicicleta son de sobra conocidos. Es un ejercicio que viene bien a quienes lo practican y, además, es un vehículo que no utiliza combustible, por lo que ayuda a mantener el aire limpio en las ciudades. Por eso muchos países apuestan por este modo de transporte facilitando carriles adaptados o poniendo al servicio del ciudadano bicicletas de alquiler. Pero, sin duda, una de las iniciativas más curiosas es la que ha llevado a cabo nuestro país vecino, Francia. La idea consiste en pagar 25 céntimos por kilómetro recorrido a los que vayan al trabajo en bici, de esta forma premian a aquellos que opten por el transporte limpio. Este tipo de decisiones son alabadas por especialistas como David Rojas-Rueda, del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental de Barcelona, donde realizaron un estudio para cuantificar los beneficios de moverse en bicicleta por las ciudades. El resultado fue que el numero de muertes se reducen en un 24%, gracias sobretodo a la disminución de los accidentes de tráfico, además de la evidente bajada en las emisiones de CO2, que nos ahorra unas 9.000 toneladas de este compuesto.

Pero claro, hay datos que preocupan a los más aficionados a las bicis. Según el Barómetro de la Bicicleta en España, a uno de cada cinco ciclistas le han robado la bici alguna vez en este país. Al fin y al cabo, es un aparato fácil de sustraer y sencillo de revender, por lo que este tipo de prácticas ilícitas pueden convertirse en un buen negocio para los cacos. No obstante, uno puede encontrar soluciones muy originales para evitar estos incómodos sucesos. Los estudiantes de ingeniería Andrés Roi, Cristóbal Cabello y Juan José Monsalve, desarrollaron un invento que, no sólo complicaba a los ladrones hacerse con una bici ajena, sino que lo imposibilitaba del todo. Gracias a este original mecanismo, la única manera de llevarse la bicicleta sería destrozándola, lo que no resultaría beneficioso para ninguna de las partes.

Ahora bien, para inventos revolucionarios el que han llevado a cabo en el Instituto de Investigación Bay Zoltan Nonprofit de Hungría. Sí, amigos, sólo era cuestión de tiempo. Todos hemos imaginado un futuro lleno de coches voladores, pero… ¿y las bicis voladoras? Pues ya han llegado, o al menos ya se ha inventado. Otro asunto es que el vehículo volador se ponga a disposición del público, para eso tendremos que esperar un poco más.

Y en referencia a una de las cuestiones planteadas al principio del presente post, eso de que montar en bicicleta puede empeorar la vida sexual, al parecer es cierto. Fue el resultado de un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Yale. Pero, oigan, yo he leído el artículo y tampoco me ha convencido demasiado. Así que sigan montando en bici y no se preocupen por lo demás. ¡Sean felices!

Las mejores alternativas BBT en Algeciras

Cuando se habla de ciclismo y de la provincia andaluza de Cádiz, siempre recordamos una de las etapas del pasado año en la Vuelta Ciclista España. Al haber atravesado los pueblos de Tarifa, Algeciras, San Fernando o Jerez podríamos decir que es una provincia que ha creado bastante interés en esta práctica deportiva. En este sentido, con el clima radiante y acogedor que se refleja prácticamente durante todo el año en tierras gaditanas es normal que veamos a personas aficionadas o profesionales haciendo rutas de montaña, de carretera o urbanas.

Rutas de carretera en bicicleta

Carreteras gaditanas. Foto de www.flycr.es

Con todo ello, y tras este acontecimiento deportivo tan especial, aquí se ofrecen diferentes rutas con cierta dificultad para aquellos que no le tengan miedo a ningún obstáculo, para aquellos que se atreven con todo y para aquellos que verdaderamente creen en el bienestar y en el disfrute que da el ciclismo. Los que ya han superado la barrera de las rutas de principiantes por la Bahía de Cádiz, deben atreverse con las rutas que discurren por las inmediaciones del Campo de Gibraltar:

1-Ruta BTT Ojén con comienzo en Fascinas y fin en Los Barrios. Consta de unos 22 kilómetros que albergan bosques de alcornoques y zonas de vegetación fascinantes e increíbles vistas al Peñón de Gibraltar y a la Bahía de Algeciras. Se distan varias subidas a algunos puertos, como el de La Higuera y bajadas magistrales por la Cascada y Poza de la Garganta del Capitán.
2-Ruta BTT Las Pantallas desde Algeciras hasta Getares. Es una ruta más corta que la anterior, de unos 12 kilómetros aproximadamente y tiene lugar en una carretera militar con vistas a Algeciras, a África y a Punta Carnero. Es ancestral debido a sus rampas tan prominentes.
3-Ruta BTT Alto Guadalmesí, atraviesa Puerto de Bujeo,Algeciras y Tarifa. Tránsito de unos 27 kilómetros que recorre todo el Valle del Guadalmesí que contiene zonas muy abruptas con subidas al Puerto de Bujeo y el nacimiento de río.
4-Ruta BTT Bajo Guadalmesí con salida en el Puerto de Buejo y finalización Tarifa. Se considera la ruta más meridional de toda Europa. Es una ruta que va constantemente paralela a la costa africana. Las personas que ya han pasado por aquí la titulan la “ruta de las rompepiernas”.
5-Ruta BTT Cala Arena desde Getares a Algeciras. Ruta de unos 18 kilómetros. Itinerario muy corto pero con zonas muy técnicas. Dispone de tramos que transcurren paralelos al mar.
6-Ruta BTT El Canar Sur con empiece en Nuevo Castellar y desenlace en San Roque. Tan sólo cuenta con 10 kilómetros de recorrido. Los expertos ciclistas la llegan a calificar como la ruta más fácil de todas porque es ideal para hacer planes con amigos y familiares, no para hacer deporte en sí.
7-Ruta BTT Carril Bici de la Almenara confluye entre Nuevo Castellar y Sotogrande. Al igual que la anterior, es de las más cortas. Es un carril-bici bastante cómodo y confortable en el que se podrá pedalear sin ataduras, con tranquilidad y bien protegidos.

En definitiva, un sin fin de alternativas para disfrutar de ti mismo, de los que están a tu alrededor, y por supuesto para tener unos hábitos de vida bastante aceptables para conseguir con completo bienestar. ¿Todavía te lo sigues pensando? ¿Aún no sabes qué hacer este verano? ¿No sería gran idea ir de vacaciones a Algeciras, pasar unos días de playa y transitar alguna de las Rutas BTT? ¡No te lo pierdas, vive Cádiz “a golpe de pedal”!

Ciclista BTT

Ciclista BTT- Fotografía de www.pixabay.com

Con lo que yo era… Quiero volver a estar en forma

Se han alineado todos los planetas para que decidas de una vez por todas empezar a hacer un poco de deporte. Coincide el buen tiempo del veranito con las olimpiadas de Londres. Además estás hart@ de ver a tus amigos jugando al pádel todos los días, de verles participar en carreras populares, de ver a tu vecin@ con tu misma edad contonearse por la piscina y que a tu pareja se le caiga la baba cada vez que eso ocurre. Bastaaaaaaa!!!!!

En este blog, te vamos a enseñar a hacer las cosas bien, desde cero. Sobre todo para los principiantes y para toda esa gente que hace 15 años tenía un cuerpo 10 y que hacía deporte en cualquier momento del día. A esa gente que tanto ha disfrutado con las carreras populares, maratones de futbol, gimnasio, clases de aerobic, ciclismo, etc… Es el momento.

Te vamos a ayudar a volver a coger el tono físico que una vez tuviste y que, por el día a día, el estrés, los niños, el trabajo y demás escusas no tienes tiempo.

¡Error! No quiero volver a leer en este blog que no tienes tiempo. No es correcto. Lo correcto es que el tiempo que tienes, no lo quieres invertir en hacer deporte y en resumidas cuentas…EN TU SALUD!!!

Porque realmente lo que haces no es gastar ese tiempo. Es invertirlo en tu salud.

Lo primero que tenemos que hacer es un reconocimiento médico antes de empezar a hacer cualquier actividad física. Para ver en qué estado de forma estamos y si es recomendable para nosotros realizar un esfuerzo físico moderado.  Aunque yo siempre digo que lo que deberíamos hacernos es un reconocimiento médico para realizar una vida sedentaria. Ya que es mucho más perjudicial para la salud que hacer deporte.

Una vez que el médico nos ha realizado un test y no ha visto ningún tipo de problema que nos impida realizar ejercicio moderado, tendremos que comenzar por hacernos nosotros nuestro propio test.

Consiste en dos fórmulas bastante fáciles y que seguro que hemos escuchado.

Cálculo del índice de masa corporal (IMC) y cálculo de la frecuencia cardiaca máxima (FCmax).

Pero eso lo dejaremos para la semana que viene. Explicaremos cómo utilizar estas fórmulas y cómo aplicar los resultados al tipo de entrenamiento.